"Enseñar exige comprender que la educación es una forma de intervención en el mundo" - (Paulo Freire)
"Cátedra Libre Educárcel": marzo 2009
Ultima actualización 9 de febrero de 2012.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Presentaron modalidad de educación en contexto de encierro


Fuente: "El peiódico Austral" de Río Gallegos 

El presidente del CPE y el Ministro de Gobierno, asistieron a la presentación de esta modalidad que garantizará el derecho a la educación a  privados de libertad.



           
El presidente del Consejo Provincial de Educación y el Ministro de Gobierno, asistieron a la presentación de la Modalidad de Educación en Contextos de Encierro en nuestra provincia, en el marco de las Jornadas Provinciales de Capacitación en esta materia.
La Ley de Educación Nacional (N° 26. 206) establece, en el capítulo 12, el desarrollo de una modalidad dentro del sistema educativo que garantice el derecho a la educación de todas las personas privadas de libertad, “para promover su formación integral y desarrollo pleno.
En este marco, el CPE dispuso la creación de la Coordinación Provincial de Educación en Contextos de Encierro –dependiente de la Dirección General de Educación de Adultos– que tendrá a su cargo el fortalecimiento de esta modalidad en toda la provincia y el impulso de los trayectos de formación profesional que se dictan en cárceles.
Con este fin, se llevó a cabo las Jornadas Provincial de Capacitación en Río Gallegos destinadas a docentes y personal que trabaja con personas privadas de libertad en el ámbito de la Policía Provincial, el Servicio Penitenciario Provincial y el Sistema Judicial.  
             
Formación Profesional en Contextos de Encierro
Fabián Coniglio, coordinador provincial de Educación en Contextos de Encierro indicó que con estas jornadas provinciales se pretende “especificar los saberes de la educación en contextos de encierro con formación profesional”.
“Para la provincia, es una novedad porque hasta el momento se trabajaban ambas modalidades como compartimentos estancos”, destacó Coniglio y detalló que “se ofrecían algunos talleres con características de terapias ocupacionales para los presos y no como una salida laboral con certificación”.
Y agregó: “Existió en la provincia un mosaico de propuestas y proyectos distintos, en cuanto a que en algunos lugares había terminalidad y en no había talleres y en otros había talleres de formación profesional pero no terminalidad”
La evolución de la modalidad 
Stella Pallini, integrante de la Coordinación Nacional de Educación en Contextos de Encierro se refirió a la evolución de la Educación en Contextos de Encierro, en términos institucionales dado que desde 2003 pasó a ser una línea de acción de la Educación de Adultos a un Programa Nacional y por último, una modalidad consagrada en la Ley de Educación Nacional.
“Esto significa un avance maravilloso”, enfatizó Pallini y explicó que “implica la inclusión en una ley de una población que muchas veces fue invisibilizada”.
“Estar incluidos en una ley junto a todos los niveles y modalidades del sistema educativo implica un salto cualitativo en cuanto a la atención de todos los ciudadanos que tienen derecho a educarse”, subrayó la especialista.
En este sentido, mencionó que, desde el principio, “trabajamos en forma concertada con las provincias pero estar instalados como modalidad obliga, o propone, a los gobiernos provinciales generar un equipo jurisdiccional abocado de esta Educación”.

INSTITUCIONES CORRECCIONALES. Advierten que deficiencias obstaculizan alfabetización de detenidos .

Fuente: Diario online "Momarandú"

El analfabetismo en los institutos de menores, penitenciarías y centros de adicciones del Nea y el Noa asciende a un 70%, según informes nacionales. La ausencia de sitios aptos para la alfabetización, deficiencias en horarios y traslados, y el secuestro de materiales didácticos son sindicados como los principales obstáculos de la alfabetización en contextos de encierro.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El porcentaje fue revelado por la titular de la Modalidad de Educación en Contextos de Encierro del Ministerio de Educación de la Nación, María Isabel Ribet, durante el II Seminario Internacional de "Alfabetización en el Siglo XXI".
La especialista informó, en base a datos del Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Penal SNEEP-Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos que el analfabetismo en contexto de encierro en el Nea y el Noa alcanza un 70%".
Ribet señaló que en cárceles, institutos de menores y centros de atención de las adicciones, “a pesar de los esfuerzos”, “subsisten dificultades” para que la persona en contextos de encierro acceda a la alfabetización o a la escuela.
“La oferta educativa en esos contextos de encierro depende, muchas veces, de las condiciones que ponen los mismos servicios penitenciarios”, destacó, pero “es común que en algunas cárceles permitan a los condenados y no a los procesados concurrir a clase”.
"Esa decisión es tremenda", dijo. “No se puede limiten el beneficio a los que tienen buen comportamiento", señaló, "La educación es un derecho universal contemplado por ley, más allá de las trasgresiones o la condición procesal de las personas".
La funcionaria también consideró que "faltan lugares de encuentro para los presos que asisten a la alfabetización; no están debidamente coordinados los horarios de traslado, lo que provoca demoras o no asistencia por causas ajenas a la voluntad de ellos".
También dijo que las requisas en los pabellones son causa asidua de la pérdida de materiales didácticos necesarios para el preso que concurre a los centros de alfabetización.
Ribet indicó que "la continuidad de los estudios no siempre está contemplada cuando se traslada a un preso de un penal a otro, y que muy frecuentemente cuando un preso quiere dirigirse a clase no hay personal de seguridad para acompañarlo".
"La pobreza también es localizable geográficamente en Argentina y aunque la población más vulnerable se inscriba y acceda a la oferta educativa en cárceles, es probable que registre un elevado fracaso escolar o deserte", sostuvo.
La funcionaria informó “el 30% de los 14.200 presos alojados en cárceles argentinas es analfabeto” aunque “las acciones destinadas a revertir esta situación se incrementaron en un 37% en los últimos años.
Ribet dijo que según el Sistema Nacional de Estadísticas entre 2001 y 2005 en las cárceles aumentaron los inscriptos en un 23% en el nivel primario, un 29%, en el nivel medio y el 57%, en la formación para el trabajo.
Además, dijo que más de la mitad de las 80.000 personas alojadas en cárceles, institutos de menores y centros de atención de adictos -el 70% de las cuales tiene entre 18 y 35 años- llegó a la situación de encierro sin haber desarrollado un oficio o profesión.

Alto Índice de analfabetismo en cárceles. El 70 % de la población carcelaria del NEA no sabe leer ni escribir .

Fuente: La República de Corrientes - Diario Digital.
 
Así lo reveló María Isabel Ribet, titular de la Modalidad “Educación en Contexto de Encierro”, del Ministerio de Educación de la Nación. En Corrientes, el plan se implementa hace más de dos años e incluye a casi 600 personas privadas de su libertad. 
 
Un informe realizado por el Ministerio de Educación de la Nación reveló que el 70 por ciento de la población carcelaria de esta parte del país, es analfabeta. Asegura además que los registros se fueron achicando a la par del desarrollo del programa nacional de “Educación en Contexto de Encierro”.
En Corrientes, son más de mil las personas privadas de su libertad, condenados y procesados. Hace unos años, la cartera provincial educativa se adhirió al plan nacional de educación para revertir los altos registros de analfabetismo carcelario. Gracias a ello, aseguran, disminuyeron los porcentajes. Sin embargo, aún queda mucho por hacer.
Los resultados del informe fueron revelados por María Isabel Ribet, una especialista del Ministerio de Educación. La mujer señaló que una tercera parte de los 14.200 presos argentinos no sabe leer ni escribir. Sin embargo, resaltó que esa cifra trepa al 70 por ciento en las cárceles del Noroeste y Nordeste argentino.
De esta forma, explicó la profesional, el 30 por ciento del total de los presos argentinos es analfabeto, mientras que las acciones destinadas a revertir esta situación se incrementaron en un 37 por ciento en los últimos años.
María Isabel Ribet es titular de la Modalidad de Educación en Contextos de Encierro del Ministerio de Educación, programa que se desarrolla en Corrientes hace más de dos años, y no dejó de destacar la carencia educativa en esta parte del país y la dificultad de revertir la situación pese a la puesta en marcha del plan con personal muy capacitado.
Ribet aclaró que en el 2005 el porcentaje de analfabetos llegaba al 32 por ciento, “pero gracias a las políticas del Estado, esa cifra descendió al 30 por ciento”. “Garantizar a todos la educación demanda un mayor esfuerzo de articulación entre distintas áreas del Estado”, comentó a la agencia de noticias Télam.
Asimismo, las estadísticas muestran que entre 2001 y 2005 en las cárceles aumentaron los inscriptos en un 23 por ciento en el nivel primario; un 29 por ciento, en el nivel medio, y el 57 por ciento en la formación para el trabajo.
Precisó, además, que más de la mitad de las 80.000 personas alojadas en cárceles, institutos de menores y centros de atención de adictos (el 70 por ciento de las cuales tiene entre 18 y 35 años) llegó a la situación de encierro sin haber desarrollado un oficio o profesión.

Dificultades
Ribet señaló también que en las cárceles, institutos de menores y centros de atención de las adicciones, a pesar de los esfuerzos, subsisten dificultades para que la persona en contextos de encierro acceda a la alfabetización o a la escuela debido a que la oferta educativa en esos lugares depende, muchas veces, “de las condiciones que ponen los mismos servicios penitenciarios”.
“Es común que en algunas cárceles permitan a los condenados y no a los procesados a concurrir a clase, y que limiten el beneficio a los que tienen buen comportamiento”, señaló al considerar esa decisión como “tremenda ya que la educación es un derecho universal contemplado por ley, más allá de las trasgresiones o la condición procesal de las personas”.
Asimismo, reconoció que “la continuidad de los estudios no siempre está contemplada cuando se traslada a un preso de un penal a otro, y que muy frecuentemente cuando un preso quiere dirigirse a clase no hay personal de seguridad para acompañarlo”.
“La pobreza también es localizable geográficamente en Argentina y aunque la población más vulnerable se inscriba y acceda a la oferta educativa en cárceles, es probable que registre un elevado fracaso escolar o deserte”, sostuvo Ribet.

El Talión farandulero

Fuente: Diario "Página 12" 15-03-09

MEDIOS Y FAMOSOS ALREDEDOR DE LA PENA DE MUERTE

Tras el exabrupto de Susana Giménez, varias estrellas se sumaron al debate en torno de la llamada inseguridad. Los medios les dan cámaras y micrófonos. Unos y otros se necesitan, antes y ahora. Sociólogos y expertos en comunicación analizan el fenómeno: por qué la repentina preocupación de la farándula, por qué la pena de muerte, por qué ese papel de los medios.

 Por Horacio Cecchi
Primero fue el exabrupto de la diva, Su Giménez, dolida por el asesinato de Gustavo Lanzavecchia, su decorador, durante una improvisada conferencia de prensa en la puerta de su casa en el exclusivo Barrio Parque, el 27 de febrero pasado. El “Su” reclamo estaba inscripto en una errónea idea de la inseguridad, al menos de la inseguridad puertas afuera, ya que el crimen no habría podido ser evitado por más que alrededor de la manzana del decorador hubieran dado vueltas cuarenta patrulleros. Un día más tarde, Su Giménez se retractó como pudo (de un modo extraño) de su reclamo. Dijo: “Yo no estoy a favor de la pena de muerte, pero para mí el que mata tiene que morir”. De todos modos, la posta la tomaron otros nombres de la farándula, no menos conocidos ni menos convocantes, como Sandro, Guillermo Coppola y Marcelo Tinelli. Página/12 consultó a sociólogos y expertos en comunicación sobre este llamativo fenómeno en el que los medios se hacen eco y al que podríamos denominar como la farandulización del reclamo de la pena de muerte.
“Hay que reconocer que hay hechos como los que suceden estos días que impactan fuerte en cualquier persona –señala Juan Pegoraro, sociólogo, investigador del Instituto Germani y director de la publicación Delito y Sociedad–. La cuestión es cómo se interpretan esos hechos. Lo obvio, lo vulgar, es considerar al hecho separado de un cierto contexto socioeconómico, es no entender la exclusión social, la marginación, la degradación de muchos millones de personas desesperadas.”
Mientras Pegoraro opina, resuenan las palabras de Roberto Sánchez, Sandro, desde la altura de la fama y el reconocimiento de sus fans, pero aplastando toda pizca de reflexión y conocimiento: “Sería importante ahora –declamó Sandro–, en frío, empezar a ver qué dice la Constitución nacional, desde cuándo nos vienen violando la Constitución”. Lo decía en apoyo y justificación del exabrupto de Susana Giménez sobre la pena de muerte.
“Me pregunto –continúa Pegoraro– cómo se puede convivir pacíficamente con millones de personas desesperadas porque se las ha privado de todo.” El sociólogo sostiene que al separar los hechos, por ejemplo el crimen del decorador Lanzavecchia, del contexto en el que ocurre, como lo hizo Susana Giménez, pero también Sandro, Guillermo Coppola o Marcelo Tinelli, se deja fuera la tremenda exclusión social, “la marginación, la degradación de muchos millones de desesperados. Millones no es una forma de decir, millones son quince millones. ¿Cómo se puede convivir pacíficamente con tantos desesperados? ¿Qué pretenden –se pregunta Pegoraro–, que te den el asiento en el subte, que te digan buenos días, que sean pulcros, bien vestidos y amables? Los excluyen, los degradan, los marginan de la educación, de la salud, de la vivienda. ¿Qué quieren que hagan? El enfoque de estos integrantes de la farándula es un enfoque miserable”, asegura el investigador del Instituto Germani.
–¿Por qué cree que los medios toman a los famosos para los reclamos por la pena de muerte? ¿Cree que hay una cuestión política de fondo o es el rating que prometen esos nombres?
–La pena de muerte, en boca de esta gente, es una noticia que vende. Pero también es una forma de pegarle al Gobierno –reflexiona el director de Delito y Sociedad–. Convengamos que es un Gobierno que ha dado causa para ello, que dio motivos a los medios que están ligados a los grandes intereses económicos del país, a los medios ligados al campo.
Pegoraro agrega que son nombres de famosos que a su vez encabezan programas con marcas de rating muy altas. “Por lo que escucho –señala–- el rating es altísimo, 30 puntos, cuando pasás por un bar, una carnicería, un almacén, están viendo esos programas, que obturan el proceso cognitivo de la totalidad. Dicen que el problema son los ladrones, y es cierto, en el país es uno de los principales problemas, pero no esos ladrones sino los ladrones que vaciaron al país, pero de ellos no se dice nada.”

Corporación farandulera

“Vamos a hablar bíblicamente. El que diga que Susana estuvo mal, que se corte un dedo de la mano”, salió en su apoyo y se agregó a la polémica Sandro, consultado por el programa farandulero Bendita tevé apenas Susana Giménez dijo lo que dijo y desató lo que desató.
“Mi impresión –explica a Página/12 el sociólogo Alberto Quevedo, director del Programa de Comunicación de Flacso– es que es la corporación artística la que aparece, pero los más poderosos de esa corporación.”
Al respecto, Quevedo señala que curiosamente se trata de una corporación artística “bastante complaciente con los gobiernos liberales de los ’90, y son los mismos que hoy reaccionan yo creo mucho más en defensa propia que por pensar en los problemas de seguridad del resto de la gente. Lo que parecen estar diciendo es que ‘nosotros no podemos vivir tranquilos’, pero no están reaccionando porque se trate de un problema general”.
El lunes pasado, el conductor y empresario Marcelo Tinelli respondió en el programa Intrusos en el espectáculo, al borde del absurdo, que “los delincuentes están todos libres y yo tengo que vivir en un country encerrado entre rejas”.
“Es casi una defensa corporativa –insiste Quevedo– que Marcelo Tinelli diga ‘me obligan a encerrarme’. Lo que está diciendo la corporación es que la inseguridad les puede pasar a otros pero ‘no a nosotros’. Y ahora se sienten tocados por algo que les pasó cerca, que tocó a alguien conocido, y entonces reaccionan ‘no a nosotros’.”
–¿Cree que el reclamo de los famosos tenga otra motivación oculta?
–No creo que Susana tenga detrás una ideología sobre la pena de muerte, que se haya puesto a pensar cómo impacta, en qué sería beneficiosa o en qué no, no hay una reflexión, no es una convicción jurídica que tiene. Le salió en un momento caliente. Para la gente común que piensa en el endurecimiento de las leyes, el extremo de la mano dura es la pena de muerte, es el extremo de decir basta de garantismo. No creo que tengan una idea jurídica de la pena de muerte, no creo que tengan una posición reflexionada.
Según el sociólogo de Flacso, “la reacción posterior de la farándula tiene que ver con una defensa corporativa. ¿Los medios? Los medios hacen uso del tema porque Susana Giménez vende en sí misma, es como Maradona. Los medios especulan y las radios hablan de Maradona, el día que Maradona habla es el mayor alimento para los medios. Con Susana Giménez creo que pasó lo mismo. Dijo una frase, los medios la lanzaron y desataron la polémica, pero después, cuando Susana dio marcha atrás, o pareció decir que en parte no había querido decir lo que dijo, los medios apenas si sacaron la noticia”.
De todos modos, aunque Quevedo pone el acento en la reacción corporativa, también agrega que “no puedo distraerme de que nadie más que ellos fueron complacientes, Tinelli es hijo absoluto de los años ’90. La reacción me parece que es independiente de la dimensión política, pero entiendo que lo que sí reclaman a este Gobierno es que profundice la política de seguridad en el peor sentido que se puede pedir: más policías, más dureza en las penas, más encierro a los menores, pero no creo que lo hagan en un acto conspirativo, con la idea de golpear a Cristina. El resto es la acción de los medios montados sobre las declaraciones de una diva y un divo que en sí mismas despiertan controversias y cuantas más controversias, más minutos en el aire. Para los medios son insumos maravillosos”.

Todos somos especialistas

Después de las declaraciones de Susana, siguieron Sandro, Coppola, Tinelli y la lista podría ampliarse. Hablaban desde un supuesto saber específico, se referían al endurecimiento de las leyes, a la Constitución nacional, a las tareas policiales...
“Inseguridad no es igual a delito –reflexiona Gabriel Kessler, sociólogo, investigador del Conicet y de la Universidad de General Sarmiento–. Inseguridad es una amenaza que puede pender sobre la cabeza de cualquiera, y de ahí la idea de que todos pueden ser potenciales víctimas.”
Kessler sostiene que “hay una disputa en todo el mundo sobre quién es voz autorizada para hablar del tema. Con la inseguridad ocurre una situación diferente, porque ningún medio va a llamar a Susana Giménez para que opine sobre economía, nadie va a pensar que Tinelli pueda opinar seriamente sobre economía”.
El especialista no cree que “sólo por ser famosos puedan hablar de cualquier tema. En cambio, con la inseguridad pasa distinto. Hay algo propio en la definición de inseguridad que hace que se piense que se puede abatir sobre cualquiera”.
Kessler cree que no es porque sean famosos como tales lo que permite que puedan opinar y ser escuchados sino que pueden hacerlo porque opinan sobre un tema, la inseguridad, del que puede hablar cualquiera, porque se cree que le puede tocar a cualquiera, y entonces cualquiera es experto. “Es –dice Kessler– la rebelión de la mayoría silenciosa, un lugar donde está legitimada a hablar. Un tema que se disputa en todo el mundo, entre distintos actores, para determinar quién puede hablar, quién es el especialista. Y es cualquiera. El caso Blumberg es interesante. Que su hijo haya sido víctima de un delito terrible lo hizo un especialista. No existe ninguna otra actividad en la que ocurra lo mismo.”
Kessler sostiene que “inseguridad es una palabra nueva, de una década, pero que ya está instalada. Lo nuevo que está apareciendo es la imagen de que nadie hace nada para resolverlo, es lo que dijo Tinelli (‘acá te matan y nadie hace nada’), lo que estoy viendo es la sensación ya no de inseguridad sino de que nadie hace nada, es lo nuevo y peligroso porque es la idea de que todo está fuera de control”.
El especialista agrega que “no es que haya una prédica a favor de la pena de muerte. Lo que me parece preocupante es que, instalada la pena de muerte en un extremo en el imaginario, es riesgoso que se abra un período de otros endurecimientos, que es lo que pasó un poco en el período del caso Blumberg. No es que haya habido leyes nuevas. Había leyes que estaban ya presentadas pero sin consenso, porque las políticas de mano dura estaban muy al fondo, pero se aprovechó ese momento para votarlas. Lo que es preocupante es que se genere un corrimiento hacia medidas más autoritarias. Yo no descarto que se abra un período en el que sectores más punitivistas busquen sacar partido”.

domingo, 15 de marzo de 2009

¿DERECHOS HUMANOS, DONDE...?

Publicado en la edición del 14 de marzo en el diario "Crítica de la Argentina"

MARGINACIÓN Y DELITO

La tercera parte de los presidiarios es analfabeto

El 30% de los 14.200 presos en el país no sabe leer ni escribir. En las provincias del norte, la proporción asciende al 70% de los reclusos.

El 30% de los 14.200 presos alojados en cárceles argentinas es analfabeto, informó una especialista del Ministerio de Educación que señaló que las acciones destinadas a revertir esta situación se incrementaron en un 37% en los últimos años.


María Isabel Ribet, titular de la Modalidad de Educación en Contextos de Encierro del Ministerio de Educación, informó a Télam que "el 30% de los 14.203 presos que están en 200 cárceles argentinas son analfabetos, cifra que trepa al 70% en las regiones del NOA y NEA".


Ribet aclaró que en el 2005 el porcentaje de analfabetos llegaba al 32% y que gracias a las políticas del Estado, esa cifra descendió al 30%, aunque sostuvo que garantizar a todos la educación "demanda un mayor esfuerzo de articulación entre distintas áreas del estado".


Las estadísticas muestran que entre 2001 y 2005 en las cárceles aumentaron los inscriptos en un 23% en el nivel primario, un 29%, en el nivel medio y el 57%, en la formación para el trabajo.
Ribet precisó, además, que más de la mitad de las 80.000 personas alojadas en cárceles, institutos de menores y centros de atención de adictos -el 70% de las cuales tiene entre 18 y 35 años- llegó a la situación de encierro sin haber desarrollado un oficio o profesión.


La funcionaria señaló que el analfabetismo "en los institutos de menores llega a casi el 70%", según datos del Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Penal SNEEP-Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos.


Ribet señaló que en cárceles, institutos de menores y centros de atención de las adicciones, a pesar de los esfuerzos, subsisten dificultades para que la persona en contextos de encierro acceda a la alfabetización o a la escuela, sostuvo la funcionaria.


La oferta educativa en esos contextos de encierro depende, muchas veces, de las condiciones que ponen los mismos servicios penitenciarios, dijo Ribet, quien participó esta semana del II Seminario de Alfabetización realizado ayer entre especialistas de Iberoamérica.


"Es común que en algunas cárceles permitan a los condenados y no a los procesados concurrir a clase, y que limiten el beneficio a los que tienen buen comportamiento", señaló Ribet, quien consideró que "esa decisión es tremenda".


"La educación es un derecho universal contemplado por ley, más allá de las trasgresiones o la condición procesal de las personas", sostuvo.


La funcionaria también consideró que "faltan lugares de encuentro para los presos que asisten a la alfabetización; no están debidamente coordinados los horarios de traslado, lo que provoca demoras o no asistencia por causas ajenas a la voluntad de ellos".


También dijo que las requisas en los pabellones son causa asidua de la pérdida de materiales didácticos necesarios para el preso que concurre a los centros de alfabetización. Ribet indicó que "la continuidad de los estudios no siempre está contemplada cuando se traslada a un preso de un penal a otro, y que muy frecuentemente cuando un preso quiere dirigirse a clase no hay personal de seguridad para acompañarlo".


"La pobreza también es localizable geográficamente en Argentina y aunque la población más vulnerable se inscriba y acceda a la oferta educativa en cárceles, es probable que registre un elevado fracaso escolar o deserte", sostuvo Ribet.

Fuente: Télam

El Ministerio de Educación alfabetiza en las cárceles

Agencia Telam

2009-03-14 00:00:00
El Ministerio de Educación alfabetiza en las cárceles


Esa cartera tienee un programa que propone que los internos se capaciten para alfabetizar a sus pares, y otro que permite que los presos completen sus estudios primarios y secundarios.

Un programa del Ministerio de Educación, que propone que los internos se capaciten para alfabetizar a sus pares, y otro que permite que los internos completen sus estudios primarios y secundarios, se desarrollan en cárceles argentinas.

El primero de los programas, denominado Encuentro, donde un preso alfabetiza a otro "es una experiencia impresionante y única", consideró dijo a Télam María Isabel Ribet, titular de la Modalidad de Educación en Contextos de Encierro del Ministerio de Educación.

La funcionaria dijo que desde un penal de la provincia de Santa Fe, Marcelo escribió un testimonio donde cuenta que "ser alfabetizador es la mejor experiencia que le pudo pasar estando privado de la libertad porque no perdió su capacidad de ayudar a sus semejantes".

"Si yo puedo en este lugar colaborar con otro que está en la misma situación, esto significa que esa persona también puede cambiar, y si cambia es signo de que se supera...", expresó el alfabetizador que antes de ponerse al frente del grupo tuvo que capacitarse.

"Cuando su grupo termine el proceso, él también recibirá el certificado de alfabetizador, rol que podrá ejercer dentro o fuera de la cárcel", explicó Ribet. En tanto, el Programa Fines ofrece una oportunidad de estudio a quienes deben materias del secundario o tienen que completar la primaria.

El 70 % de la población de presos del NEA es analfabeta

"Misiones On Line"

4-03-2009   

María Isabel Ribet, titular de la Modalidad de Educación en Contextos de Encierro del Ministerio de Educación de la Nación indicó que "el 30% de los 14.203 presos que están en 200 cárceles argentinas son analfabetos, cifra que trepa al 70% en las regiones del NOA y NEA".

En tanto el 30% de los 14.200 presos alojados en cárceles argentinas es analfabeto, precisó la especialista del Ministerio de Educación que señaló que las acciones destinadas a revertir esta situación se incrementaron en
un 37% en los últimos años.

Ribet aclaró que en el 2005 el porcentaje de analfabetos llegaba al 32% y que gracias a las políticas del Estado, esa cifra descendió al 30%, aunque sostuvo que garantizar a todos la educación "demanda un mayor esfuerzo de articulación entre distintas áreas del Estado".

Las estadísticas muestran que entre 2001 y 2005 en las cárceles aumentaron los inscriptos en un 23% en el nivel primario, un 29%, en el nivel medio y el 57%, en la formación para el trabajo.
Ribet precisó, además, que más de la mitad de las 80.000 personas alojadas en cárceles, institutos de menores y centros de atención de adictos -el 70% de las cuales tiene entre 18 y 35 años- llegó a la situación de encierro sin haber desarrollado un oficio o profesión.

La funcionaria señaló que el analfabetismo "en los institutos de menores llega a casi el 70%", según datos del Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de la Penal SNEEP-Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos.

Ribet señaló que en cárceles, institutos de menores y centros de atención de las adicciones, a pesar de los esfuerzos, subsisten dificultades para que la persona en contextos de encierro acceda a la alfabetización o a la escuela, sostuvo la funcionaria.
La oferta educativa en esos contextos de encierro depende, muchas veces, de las condiciones que ponen los mismos servicios penitenciarios, dijo Ribet, quien participó esta semana del II Seminario de Alfabetización realizado ayer entre especialistas de Iberoamérica.

"Es común que en algunas cárceles permitan a los condenados y no a los procesados concurrir a clase, y que limiten el beneficio a los que tienen buen comportamiento", señaló Ribet, quien consideró que "esa decisión es tremenda".
"La educación es un derecho universal contemplado por ley, más allá de las trasgresiones o la condición procesal de las personas", sostuvo.

La funcionaria también consideró que "faltan lugares de encuentro para los presos que asisten a la alfabetización; no están debidamente coordinados los horarios de traslado, lo que provoca demoras o no asistencia por causas ajenas a la voluntad de ellos".

También dijo que las requisas en los pabellones son causa asidua de la pérdida de materiales didácticos necesarios para el preso que concurre a los centros de alfabetización.

Ribet indicó que "la continuidad de los estudios no siempre está contemplada cuando se traslada a un preso de un penal a otro, y que muy frecuentemente cuando un preso quiere dirigirse a clase no hay personal de seguridad para acompañarlo".

"La pobreza también es localizable geográficamente en Argentina y aunque la población más vulnerable se inscriba y acceda a la oferta educativa en cárceles, es probable que registre un elevado fracaso escolar o deserte", sostuvo Ribet. (Télam).

Reclaman la aplicación del proyecto "Aulas sin muros"

Diario "Al Día" - Viedma- Cármende Patagones.

viernes, 13 de marzo de 2009


Image
El objetivo es darle educación a los internos de las cárceles rionegrinas. 
 
El objeto de la ley es la enseñanza de nivel primario y medio de internos alojados en las alcaidías, cárceles y penitenciarías dependientes del Servicio Penitenciario Provincial. Viedma. La Legisladora Magdalena Odarda presentó un proyecto de comunicación al Ministerio de Gobierno y al Consejo Provincial de Educación con el fin de requerir la urgente reglamentación de la ley 3961 que crea el Programa Provincial de Educación Penitenciaria (PPEP) "Aulas sin Muros". El objeto de la ley es la enseñanza de nivel primario y medio de internos alojados en las alcaidías, cárceles y penitenciarías dependientes del Servicio Penitenciario Provincial.
En el año 2005 se promulgó la ley a partir de un proyecto presentado por la legisladora junto con el actual presidente del parlamento rionegrino, Bautista Mendioroz.
A casi 4 años de su puesta en vigencia, la ley aún no cuenta con la correspondiente reglamentación, lo que impide su correcta aplicación y efectividad y afecta gravemente los derechos constitucionales de las personas. Cabe señalar que la Constitución de la Provincia de Río Negro, en su artículo 23, establece que "....Las cárceles tienen por objeto la seguridad pública y no la mortificación de los internados, son sanas y limpias y constituyen centros de enseñanza, readaptación y trabajo…".
Afirma el proyecto de comunicación que la educación es un derecho fundamental del ser humano y, particularmente en el contexto de personas privadas de su libertad, es una herramienta de incalculable valor para la recuperación y la reinserción socio cultural de las mismas.
Es un instrumento útil a la formación y transformación de las personas, capaz de producir cambios en las actitudes. La educación contribuye a la integración social.
Asimismo, la ley conocida como "AULAS SIN MUROS", implementa la educación formal a cargo de maestros de la escuela pública, o como se lo denomina usualmente "la educación a cargo de maestros de guardapolvo blanco", lo que implica un posicionamiento ideológico claro, en relación a que la educación de personas en situación de encierro, debe estar bajo la órbita del Ministerio de Educación y no ser dictada por personal penitenciario, tal como ocurre en muchos establecimientos carcelarios nacionales.
Si  bien se están dictando clases en unidades carcelarias y alcaidías provinciales, y esto es digno de destacar por el esfuerzo de maestros y alumnos, el sistema AULAS SIN MUROS, va mucho mas allá, contemplando un sistema de designación de cargos docentes transparente y la formación específica para la educación en condiciones de encierro de los alumnos.
"Es importante destacar el encomiable trabajo que el fallecido Dr. Fabio Rey realizó con el fin de reglamentar la ley, junto a Unter, habiendo llegado a un texto consensuado oportunamente, que lamentablemente hoy todavía no puede ponerse en práctica por la falta del instrumento legal necesario que debe dictar el  Poder Ejecutivo provincial", indicó la legisladora.

"El desafío es la alfabetización digital y científica"


Agencia Telam 

Nota correspondiente a la publicación del día Jueves de 12 de Marzo de 2009

11:53 - SOCIEDAD

El ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, consideró que "la deuda de la educación con jóvenes y adultos no se reduce a la lecto-escritura". E instó a "recuperar nuestra tradición pedagógica en materia de alfabetización y ponerla en el nuevo contexto social y cultural que no es el mismo de décadas atrás".



La alfabetización de jóvenes y adultos como herramienta fundamental en la construcción de un país más justo y equitativo fue tema de debate y reflexión de pedagogos e investigadores de países iberoamericanos que se reunieron este jueves en la Ciudad de Buenos Aires.

La jornada fue inaugurada por el ministro de Educación de la Nación, Juan Carlos Tedesco, quien se sumó a una iniciativa regional "para cumplir la deuda educativa contraída con las personas que no han podido completar en tiempo y forma sus estudios".

"La educación no sólo prepara para el futuro, lo anticipa. Por ese motivo, es clave para la construcción de un sistema educativo que garantice un país más justo y equitativo", dijo Tedesco, al abrir el debate.

El desafío, señaló Tedesco, es "recuperar nuestra mejor tradición pedagógica en educación de adultos y ponerla en el actual contexto cultural, social y político, teniendo en cuenta las transformaciones de nuestras sociedades".

En este sentido, el ministro se refirió a las exigencias del presente y a la necesidad de toda persona de ser alfabetizada en diversos dominios "muy diferentes a los tradicionales", dijo poco antes del intercambio organizado por el Instituto para el Desarrollo y la Innovación Educativa (IEDE).

Durante la puesta en común se revelaron cifras de un estudio que mide los índices de analfabetismo desde 1998 a 2006, donde se refleja una recuperación global del problema en la región.

Brasil figura en el extremo de mayor gravedad, con un 10% de la población que no accede a la lectoescritura y en el otro extremo está Chile, que logró que 8 de cada 10 varones terminen los estudios secundarios mientras que menos de tres de 10 uruguayos lo logran.

En Argentina, alrededor del 30% de los jóvenes que llegan a 17 años no cumplieron toda la etapa de escolarización mientras que en Paraguay ese porcentaje llega al 45% de los jóvenes.

Las mediciones marcan una heterogeneidad tanto dentro de la región como al interior de cada país, de acuerdo al género, al ámbito geográfico, entre otros indicadores.

En Argentina, en términos de analfabetismo hay una gran desigualdad entre la población en general (7%) y la población de las cárceles, institutos de menores y centros de atención de adictos, dijo María Isabel Ribet coordinadora nacional de la Modalidad de Educación en Contextos de Encierro del Ministerio de Educación de la Nación.

"En las cárceles hay más de un 32% de analfabetismo, cifra que trepa al 70% en las regiones del NOA y NEA. También en los institutos de menores llega a casi el 70%", dijo la funcionaria.

Ribet explicó que "esto demuestra cómo la población que no accede a la educación está más expuesta a la situación de delito".

Pero aclaró que el acceso a la educación hace que las personas en condiciones de encierro "encuentren un mundo que ha sido vedado para ellos, tienen la posibilidad de generar una conciencia de la toma de decisiones que les corresponde, genera distintas relaciones con la familia, y proyectos para la vida fuera de la carcel".

Ribet lamentó que la oferta de la educación obligatoria dentro de contextos de encierro a veces dependa de las condiciones que ponen los mismos servicios penitenciarios.

"Es común que habiliten a los condenados y no a los procesados a concurrir a clase, y a que limiten el beneficio a los que tienen buen comportamiento, una decisión tremenda dado que la educación es un derecho contemplado por ley, más allá de las trasgresiones o la condición procesal de las personas", dijo Ribet.

sábado, 7 de marzo de 2009

Alto nivel de escolarización en toda la población carcelaria provincial

Durante el acto formal de inicio de las actividades educativas específicas en un contexto de encierro que se acaba de producir en la Alcaidía de Varones, fue significado el alto nivel de escolarización de la población carcelaria merced a las acciones estatales.


Los ministros de Gobierno, Justicia y Trabajo, Jorge Abel González, y de Cultura y Educación, Olga Comello, presidieron la ceremonia en la principal unidad carcelaria de la provincia, marco en el cual además, se confirmó la creación del Núcleo Educativo Permanente y de Formación Profesional Nº 44 en este lugar, con lo cual se organiza institucionalmente la escuela y se le otorga a la misma identidad propia. La subsecretaria de Derechos Humanos de Formosa, Silvina Aráoz, de Cultura, Alfredo Jara, el jefe policial, el comisario general Juan Escobar, también compartieron junto a los internos de esta ceremonia. Allí también se entregaron kits de útiles escolares, guardapolvos para los maestros y libros para las bibliotecas.
González destacó que en Formosa se viene trabajando desde hace muchos años en esta propuesta educativa en contexto de encierro, puntualizando que la misma se desarrolla en las alcaidías de Varones y la de Mujeres en esta ciudad, además en la de Clorinda y la mixta de Las Lomitas, "con diferentes ofertas educativas orientadas a brindarles mayores posibilidades".
"Mientras algunos podrán aprender a leer y escribir, otros terminarán sus estudios primarios o secundarios, y además de quienes tendrán ofertas en la formación de oficios", señaló.Indicó asimismo que "la población carcelaria en toda la provincia se encuentra en el orden de las 500 personas", aunque clarificó que se trata de "algo dinámico", en directa referencia a que los números varían. De todo modos y lo que marca el alto nivel de escolarización, por ejemplo en la Alcaidía de Varones son 192 internos, de los cuales 45 cursan el secundario, otros cinco son analfabetos y otro grupo interesante en el primario.
"Todos ellos, al igual que en el resto de las alcaidías provinciales disponen de ofertas educativas en este tipo de contexto, lo que marca con suma elocuencia la real y efectiva igualdad de oportunidades".Por su parte, la ministra Comello entendió que dotar de herramientas educativas y de formación en las unidades de detención "habla a las claras de que la inclusión educativa en un hecho concreto".
"Aquí está expresada la educación como motor dinamizador del desarrollo social y de inclusión real, porque en este caso hablamos de internos", insistió, subrayando que "esta gente está de alguna manera forjando su futuro con un camino de esperanza para reinsertarse como ciudadanos activos. Y no sólo se les da las posibilidad de terminar sus estudios primarios o secundarios, sino también formarse en oficios".


Recorrida y obras

Los ministros González y Comello junto a autoridades policiales estuvieron recorriendo el interior de la unidad y conversando con los internos, marco en el cual se ratificó continuar avanzando en las mejoras integrales de las infraestructuras que albergan detenidos.
En este sentido, el ministro de Gobierno, Justicia y Trabajo significó lo que se vino haciendo en todo este tiempo, no sólo en la Alcaidía local de varones, sino en las demás, volcándose importantes inversiones para dotar de las mayores comodidades a los internos.
"También son muy importantes las mejoras que se han venido realizando en las alcaidías de Mujeres en esta ciudad, la mixta de Las Lomitas y está avanzando la construcción del Centro de Detención en Clorinda, aunque también en esta última se está construyendo una infraestructura en la comisaría Territorios Nacionales del barrio 742 Viviendas que este año estará finalizado", aseveró.
Aludió finalmente a que "todo esto se orienta a que la persona privada de su libertad, más allá de la situación que atraviesa de acuerdo a lo dispuesto por la justicia, tenga acceso a la educación o la formación en oficios y, al mismo tiempo, alojado con el mayor confort posible y una atención digna".

Presentaron propuesta de Educación en contexto de encierro

Fuente: "La opinión austral" -  Diario de Santa Cruz
 
En el marco de las Jornadas Provinciales de Capacitación de Educación en Contextos de Encierro, fue presentada ayer esta modalidad, tendiente a garantizar el derecho a la educación de todas las personas privadas de libertad, a la que asistieron el presidente del Consejo Provincial de Educación, Roberto Borselli, y el ministro de Gobierno, Alberto Barreto.
La Ley de Educación Nacional (26. 206) establece, en el capítulo 12, el desarrollo de una modalidad dentro del sistema educativo que garantice el derecho a la educación de todas las personas privadas de libertad, “para promover su formación integral y desarrollo pleno”.
En este marco, el CPE dispuso la creación de la Coordinación Provincial de Educación en Contextos de Encierro -dependiente de la Dirección General de Educación de Adultos-, que tendrá a su cargo el fortalecimiento de esta modalidad en toda la provincia y el impulso de los trayectos de formación profesional que se dictan en cárceles.
Con este fin, se concretaron Jornadas Provinciales de Capacitación en Río Gallegos destinadas a docentes y personal que trabaja con personas privadas de libertad en el ámbito de la Policía, el Servicio Penitenciario y el Sistema Judicial.
Estas jornadas de capacitación estuvieron a cargo de las integrantes de la Coordinación Nacional de Educación en Contextos de Encierro, licenciadas Stella Pallini y Valeria Frejtman, quienes replicarán este dispositivo mañana en Caleta Olivia.
En las jornadas se trabajó a partir de una presentación interinstitucional de la modalidad; se desarrolló un espacio de debate en torno a la tarea de educar en situación de privación de la libertad, y sobre las incumbencias propias de cada institución (Escuela, Policía, Justicia) y las colaboraciones recíprocas que se pueden establecer.
También, las especialistas abordaron la incorporación de elementos teórico-prácticos para el desarrollo de propuestas de educación y formación para el trabajo en estos ámbitos, y la proyección de líneas de acción a nivel jurisdiccional.

Formación Profesional en Contextos de Encierro
Al respecto, Fabián Coniglio, coordinador provincial de Educación en Contextos de Encierro, indicó que con estas jornadas provinciales se pretende “especificar los saberes de la educación en contextos de encierro con formación profesional”.
“Para la provincia es una novedad, porque hasta el momento se trabajaban ambas modalidades como compartimentos estancos”, destacó Coniglio y detalló que “se ofrecían algunos talleres con características de terapias ocupacionales para los presos, y no como una salida laboral con certificación”.
Y agregó: “Existió en la provincia un mosaico de propuestas y proyectos distintos, en cuanto a que en algunos lugares había terminalidad y no había talleres, y en otros había talleres de formación profesional, pero no terminalidad”.
En este sentido, el coordinador explicó que el objetivo es que “los educadores y las personas de instituciones involucradas en esta modalidad aprendan a armar trayectos relacionados con lo técnico profesional en contextos de encierro, para aplicarlos en el trabajo diario”.
Además, subrayó que “esta modalidad brindará estabilidad a las propuestas educativas y posibilidades de fortalecimiento y jerarquización, y también un mayor equilibrio entre lo formal y lo no formal en cada propuesta”.